ir a Europea Media

CONSECUENCIAS DE LA GUERRA COMERCIAL ENTRE CHINA Y EE.UU.

El libre comercio mundial se encuentra en una encrucijada, está en juego y nadie parece ser optimista frente a ello. Todo corre a cargo de la guerra comercial desatada entre Estados Unidos y China que comenzó en marzo de este mismo año, y es que, finalmente, el Trump  más proteccionista y agresivo entró en acción cuando anunció establecer aranceles unilaterales en las importaciones de aluminio y acero del 10% y 25% respectivamente (34.000 millones de USD), alegando razones de seguridad nacional, lo que se encuentra permitido por el artículo XXI de la OMC, pero la situación actual no encaja con la de excepción que se refleja en dicho artículo.

Luego, en agosto, esta trifulca escaló de nuevo cuando EE.UU. introdujo un impuesto del 25% sobre una segunda serie de bienes por valor de otros 16.000 millones de USD. Pero no todo quedó aquí, la administración Trump decidió imponer en septiembre la tercera ronda de aranceles sobre bienes de fabricación china, los más altos hasta la fecha, por un valor estimado de 200.000 millones USD, estos se aplicarán a casi 6.000 artículos chinos de todo tipo, como arroz, textiles, bolsos o papel higiénico y en un principio serán del 10%, pero el presidente estadounidense asegura que aumentarán a un 25% si no se llega a un acuerdo (BBC News, 2018).

Por su parte, China respondió de inmediato con nuevos aranceles de entre el 5% al 10% sobre 60.000 millones de bienes como ropa, químicos, comida o partes de automóviles, que se suman a los anteriormente impuestos por el gigante asiático (BBC News, 2018).

Sin duda, esta guerra comercial tendrá efectos en todos los ámbitos. Trump perderá, aún más, la confianza de sus aliados del G-7, además de suponer importantes consecuencias en la gobernanza de la globalización y las relaciones transatlánticas (Kaletsky, A., 2018). Más concretamente, la Unión Europea queda en una tesitura incómoda, puesto que al defender el sistema multilateral de comercio, se posiciona en contra y plantando cara a la Administración Trump, lo que nos indica que el conflicto seguirá escalando.

Si nos centramos en el  ámbito de la globalización, nos fijamos en que desde la II Guerra Mundial la comunidad internacional ha sido testigo de lo destructivos que pueden llegar a ser los conflictos económicos, que afectan a todo el globo, y ha ido estableciendo las reglas para socavarlos en el marco de la OMC (Steinberg, F., 2018), todo esto ha permitido calmar la estela de las guerras de índole económico entre las grandes potencias. Pero con la decisión de Trump, ésta organización queda en un punto casi imposible, puesto que si admite la justificación del presidente estadounidense (defender la seguridad nacional), otros países seguirán sus pasos y cerrarán sus mercados, sumergiendo a la comunidad internacional en una “espiral proteccionista” (Steinberg, F., 2018). Pero si la OMC se opone al gigante estadounidense, la que sigue siendo la primera economía mundial, muy probablemente abandone la organización. En todo caso, la decisión de la OMC llevará tiempo, por lo que, en palabras de Federico Steinberg “la espiral proteccionista se irá acelerando” (Steinberg, F., 2018).

En cuanto a la UE, se fortalece como la potencia normativa que quiere hacer ver que es, y no le importan los daños económicos que sufrirá, traducidos muy probablemente en un aumento arancelario. Su posición es debida a la obligación moral de proteger el sistema multilateral y la convicción de que se le sumen otros países, desde Canadá hasta los países que forman Mercosur (Kaletsky, A., 2018), con la idea de que este sistema pueda sobrevivir bajo la dirección europea, inclusive sin Estados Unidos. Europa impondrá aranceles a productos estadounidenses y viceversa.

Cuando Trump publicaba tweets incendiarios como “Hay que proteger a nuestro país y nuestros trabajadores. Nuestra industria del acero está en mala situación. ¡SI NO TIENES ACERO, NO TIENES UN PAÍS!” (Trump, D., 2018), poco antes de anunciar sus medidas, quería decir que los aranceles están diseñados para aumentar la producción nacional, con el objetivo de crear empleos y revitalizar el sector. Sin embargo, podría crear efectos contrarios. Desde la perspectiva keynesiana, el resultado de una guerra comercial en la que los contendientes tienen un exceso de demanda, que es el caso de EE.UU., los aranceles sólo implicarán un aumento en los precios y añadir presión a la alza a los tipos de interés (Kaletsky, A., 2018). Con lo cual, la empresas estadounidenses lo tendrán muy difícil para encontrar trabajadores dispuestos a trabajar por sueldos más bajos.

Asimismo, en el último informe elaborado por el Fondo Monetario Internacional se estima que el país presidido por Donald Trump será la economía más perjudicada por esta guerra comercial a largo plazo, junto con México y Canadá (Doncel, L., 2018).  

Finalmente, el sector más afectado será la microeconomía, puesto que lo macro afecta a lo micro. Todo tipo de empresas tendrán que pagar más por sus materias primas, con lo cual, aumentarán los precios o reducirán puestos de trabajo, afectando de ambas formas al ciudadano, que verá como su poder adquisitivo disminuye y como, muy probablemente, sufra despidos.

Irene Matamoros Flores

REFERENCIAS

Doncel, L., (09/10/2018) El FMI avisa a EEUU de que será el gran perdedor de la guerra comercial. EL PAÍS {online} disponible en: https://elpais.com/economia/2018/10/08/actualidad/1539016266_938262.html {Acceso: 15 de Octubre de 2018}

Steinberg, F., (06/03/2018). Lo que hay que saber sobre la guerra iniciada por Trump. Comentario ElCano 19/2018. Real Instituto ElCano. {online} disponible en: http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano_es/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elcano_es/zonas_es/comentario-steinberg-guerra-comercial-iniciada-por-trump {Acceso: 12 de Octubre de 2018}

Redacción, (18/09/2018). Donald Trump vs. China: qué consecuencias tendrán los aranceles por valor de US$200.000 millones anunciados por la Casa Blanca. BBC NEWS. {online} disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-45556704  {Acceso: 12 de Octubre de 2018}

Trump, D., (@realDonaldTrump) “We must protect our country and our workers. Our steel industry is in bad shape. IF YOU DON’T HAVE STEEL, YOU DON’T HAVE A COUNTRY!” 2 de marzo de 2018, 14:01 p.m [Tweet]. <https://twitter.com/realDonaldTrump/status/969558431802806272 > [consulta: 14 de octubre de 2018]

Kaletsky, A., (25/09/2018). EEUU está condenado a perder la guerra comercial con China. El Economista. {online} disponible en: https://www.eleconomista.es/firmas/noticias/9410270/09/18/EEUU-esta-condenado-a-perder-la-guerra-comercial-con-China.html {Acceso: 12 de Octubre de 2018}

Sobre el Autor